El proceso creativo y el juego. Una forma de expresarse

El proceso creativo y el juego. Una forma de expresarse

El ser humano ha empleado la creatividad para dar solución a problemas, impulsando con ello su desarrollo. Gracias a ella podemos contar con inventos como la rueda, pero no solo ha sido útil para dar solución a problemas prácticos, la creatividad ha permitido al ser humano expresarse a través de obras artísticas.

¿Qué es entonces la creatividad? No hay consenso sobre su definición…. Y es que la creatividad puede enfocarse desde varias perspectivas: desde la producción creativa, el pensamiento divergente o como rasgo de personalidad.

Cuando nos referimos a ella desde la productividad creativa, nos referimos a la capacidad de crear un producto original, novedoso, algo que parece estar relacionado con el pensamiento divergente o lateral. Dicho tipo de pensamiento se relaciona con la búsqueda de soluciones a los problemas de una forma poco común que pasaría inadvertida por el pensamiento lógico.

¿Qué importancia tiene el desarrollo de esta habilidad? A nivel neuropsicológico parece haber consenso respecto al aumento de la actividad en el hemisferio derecho. También se relaciona con las funciones ejecutivas: aquellas autodirigidas al servicio de una meta.

Aunque la creatividad no puede enseñarse per se, sí se puede favorecer a través de tareas que supongan retos para la persona, especialmente durante la infancia. Potenciar espacios de juego que protejan la libertad de pensamiento, la ausencia de límite a la hora de resolver problemas o crear, favorecerá la creatividad. No se puede obviar que, en algunos casos, esta falta de normas puede generar un bloqueo. Acotar el juego puede ser de ayuda en dichos momentos, generando un marco de seguridad para la creación.

Como hemos comentado, son muchos los procesos implicados en la creatividad. Estos se ponen al servicio de la resolución de problemas, de la producción de algo nuevo.  Y es que la creatividad es una expresión de la subjetividad. Trabajar sobre ella es, por lo tanto, generar recursos subjetivos y, con ello, un punto de vista personal.

No es difícil llegar a la conclusión de que el juego libre es un favorecedor creativo, es una oportunidad para plantear retos, una visión propia. En especial, el juego de piezas sueltas, permite crear un nuevo producto personal, único, generado a través de la subjetividad creativa. ¡Creemos espacios para proteger la expresión genuina en la infancia!

 

Virginia Burgos

Regresar al blog